Viajar a Argentina Hoy

Qué evaluar en una oferta laboral en Argentina

Creo muy necesaria esta publicación, dado que muchos extranjeros recién se están incorporando al mercado laboral argentino con sus “particularidades” y es normal que no todos estén al tanto de qué es lo que debemos evaluar al buscar nuestro primer empleo, elegir entre varias propuestas de trabajo o plantearnos un cambio laboral.

Después de trabajar por más de ocho años en Argentina he cambiado de empleo cuatro veces ( lo pueden constatar ver en mi perfil de Linkedin) además he tenido la oportunidad de trabajar para grandes compañías a través de estas experiencias. Durante este proceso he aprendido bastante sobre el mercado laboral, los procesos de recruiting, las mentiras y verdades que se ponen en juego en los procesos de contratación y aquí les voy a dejar los puntos más relevantes.

Hablemos de “beneficios corporativos”

Una de las primeras cosas a elegir frente a una posible oferta laboral es la prepaga (empresa de salud), también es necesario saber si cubre o no al grupo familiar.

Para los que ya estamos trabajando legalmente este es un tema conocido, para aquellos que van a comenzar a trabajar en argentina mucha atención a los famosos “beneficios”.

Grandes empresas tienen beneficios muy interesantes, por ejemplo en mi caso, la compañía para la cual trabajo me ofrece y cumple/cumplió con estos beneficios, aunque son muchos no todos aplican en mi caso con lo cual tenemos que eliminar aquellos que no me interesan:

Aunque la lista parece impresionante lo primero que debemos hacer es quitar las cosas que no aplican, por ejemplo yo no puedo ser madre (tal vez con las nuevas tendencias de género me pueda identificar como una…)

Los beneficios tienen que ser “tangibles”, cosas que nos aporten algo económico o mejoren nuestra calidad de vida. Ahora, listemos los supuestos “beneficios” que otras compañías me han ofrecido para distintos empleos y que claramente no son beneficios o hay que tomarlo con pinzas:

Respecto a la remuneración competitiva es algo que hay que ir viendo al consultar cuánto se gana más o menos en el área para saber si realmente están por encima de la media o es puro humo.

Salario acorde a la posición ¿es esto un beneficio o más bien un derecho? ¿O acaso usted esperaría que le paguen menos de lo que corresponde?

Prepaga de primera calidad ¿cuál?… si no la menciona entonces seguramente no es de tan buena calidad…

Obra social, esto es algo OBLIGATORIO por ley, ¿ahora se convirtió en un beneficio?

Los programas de referidos son cuando refieres a personas para trabajar en la misma empresa, las contratan y se quedan entre 3 a 6 meses, entonces te dan un bono. No veo el beneficio directo, más bien indirecto y no todo el mundo tiene tantos contactos como para sacarle provecho a algo así.

Las revisiones salariales por año son algo bastante común en el mercado laboral actual, generalmente se dan aumentos entre el 10% al 30%. Para empresas que no tienen convenios colectivos de trabajo no es obligatorio, entonces sí sería un beneficio en ese caso.

Por otro lado para empresas que sí se rigen bajo convenios colectivos de trabajo (por ejemplo Empleados de Comercio) es un tema donde el sindicato se pelea por los aumentos, con lo cual si te lo venden como un beneficio es mentira porque es una obligación de la compañía dar los aumentos que indique el sindicato (ojo al piojo).

Los horarios flexibles suelen ser mentira en muchos lugares de trabajo, es el “gancho” para contratarte y después te van a tener horas y horas trabajando o te van a mirar muy mal si te manejas los horarios. Mucho depende de la cultura corporativa y el tamaño de la empresa, generalmente depende muchísimo de quién tenés por jefe o el equipo de trabajo. De todos modos, esto es algo que no podrás saber hasta que no estés adentro y veas si la “cultura” de ese lugar de trabajo lo permite realmente, entonces no lo considero un beneficio directo.

Respecto a la capacitación también se miente mucho, además, ¿capacitación de qué? Si es para hacer el trabajo del día a día es una obligación de la empresa sino no podrías cumplir con tu rol, por otro lado si te ofrecen certificaciones, cursos (pagos o abonados) afines a tu carrera laboral entonces sí podría ser considerado un beneficio.

La parte de los beneficios en la actualidad se ha convertido en eso un “gancho” para contratar personas con cosas que no se cumplen o están explicadas de una forma que se pueden malinterpretar con lo cual, cuando tengan que elegir entre dos empleos o se fijen en uno con “determinados beneficios” traten de ser concisos, deberán preguntar realmente cómo son las cosas sin miedo ni pena. De hecho el que tiene vergüenza o miedo y no pregunta es aquel que se deja meter los dedos en la boca y después anda triste y deprimido en un lugar que no quiere estar.

También leí payasadas que ofrecen algunas empresas como “beneficios”:

Salario Bruto v. s . Salario Neto

Básicamente el salario neto es lo que nos depositan en nuestra cuenta a fin de mes, con lo que pagamos las cuentas, salimos de fiesta o tal vez deberíamos estar ahorrando o invirtiendo en plazos fijos, dólares o algún buen fondo de ahorro.

El salario bruto es el salario total que paga la empresa por la persona, este contempla diversos impuestos y aportes jubilatorios. El salario bruto siempre será más alto que el neto.

Cuando les presenten las propuestas de trabajo y pregunten ¿Qué remuneración pretendida tienes? hablen con cuidado siendo claros de la cantidad que desean.

Si por ejemplo quieren ganar unos $20.000 ARS (netos, es decir en mano) tendrían que pedir alrededor de un 17% más osea $24.000 brutos.

Para evitar problemas yo siempre digo el valor neto y después la gente de la empresa hace el calculo del bruto, mucho ojo con el tema de impuesto a las ganancias:

Pueden calcular el impuesto y además las deducciones al afip con la calculadora de impuesto a las ganancias.

Ubicación del lugar de trabajo

Esta es una joya de la corona. Usualmente te dicen dónde vas a trabajar pero mucho cuidado con las consultoras y los “posibles clientes”. Muchas veces te mencionan “trabajás 3 días en la oficina de microcentro y dos días en el cliente”. La pregunta es ¿Dónde esta el cliente?.

A veces resulta que los dichosos clientes están en el GBA (Gran Buenos Aires) y tenés que tomar colectivo, subte y tren para llegar, una a dos horas de viaje de ida y vuelta degrada la calidad de vida.

Siempre es importante preguntar sobre el lugar de trabajo, qué posibilidades hay de tener que trabajar más lejos y en esos casos si la empresa cubre el tiempo de ida o de regreso además de los costos de transporte, si ustedes no arreglan esas cosas después los “abrochan” y no van a poder pelear nada, todo por no preguntar.

Otra cosa a tener en cuenta es que esté cerca de nuestro lugar de residencia, por ejemplo en Buenos Aires los polos informáticos o de oficinas suelen ubicarse en microcentro, retiro, áreas aledañas a constitución y ahora más recientemente por parque patricios.

De por sí: Retiro, Constitución y Parque patricios tienen zonas calientes (peligrosas) además de que en determinados horarios puede no resultar conveniente trabajar por ahí. Si eligen un lugar de trabajo cerca a zonas como estas lo mejor es investigar bien horarios de entrada, salida y opciones de transporte tan cerca como sea posible para evitar disgustos.

El que se postula también debe guiar las riendas de la contratación

Aquí no es dejarse llevar por donde venga el río. Cuando esté en una entrevista laboral no diga “sí” a todo sin pensar ni preguntar.

Entiendo que muchas personas por necesidad deben decir “sí” para conseguir el empleo sin importar las condiciones, para esos casos nada que hacer, haz de tripas corazón. (Yo aconsejaría evaluar alternativas de la vida personal que pudieran aliviar un poco esa condición de dependencia).

Para los que todavía tienen opciones, porque viven de ahorros, ya tienen un empleo o los mantienen los papás (polluelos) entonces tienen todas las cartas para jugar y hay que ser estratégicos en las elecciones y cómo presentar el “juego”. Estas personas no tienen necesidad de decir que sí a todo, así es como debe ser, una contratación es una “negociación” y como cualquier acto de negocios requiere de dos o más partes para que funcione.

Cada uno de ustedes debe luchar por negociar las cosas que están dentro de sus intereses personales y profesionales, no es solo un derecho sino una obligación con ustedes mismos, sino en poco tiempo estarán “puteando a su (yo) del pasado por tomar la decisión que los hace miserables hoy”.

Cuando les ofrezcan empleo o estén en situación de contratación, planteen bien sus fortalezas y su deseo por trabajar en “X” compañía, demuestren el interés sin más. Pero, antes de firmar cualquier cosa, cuando vean que algo no cierra aprendan a decir “NO”, obviamente de una forma elegante, por ejemplo veamos algunos escenarios:

El primer postulante ya está comprometido con el sí, no hay posibilidad de negociar nada a futuro.

El segundo postulante puede que no acepte el empleo o que se deje meter la prepaga que indica la empresa.

Mientras tanto el último tendrá más posibilidades de desarrollar su idea cuando lo llamen para firmar contrato:

El punto más fuerte para negociar es cuando ya hay una oferta de contratación, es decir, cuando la empresa planteó su interés por incorporarte en la compañía, es allí, luego de ese proceso de entrevistas donde te cuentan de la compañía y demás que estás en el punto más fuerte a tu favor.

La empresa presionará para que firmes rápido, ellos saben que:

  1. Ya han invertido mucho tiempo y dinero en buscar personas
  2. No te deben dejar analizar mucho para que no pidas nada más
  3. Seguramente necesitan con urgencia cubrir la posición

En ese momento, cuando te ofrecen el número es cuando ellos “necesitan de vos”. Es la oportunidad para plantear cosas del estilo (claramente que todo sea cierto):

Un recruiter probablemente piense que soy el demonio al decir cosas como las anteriores, pero la realidad es que los únicos responsables de sus vidas son ustedes mismos, las empresas no tienen rostro, no les interesan sus vidas personales y si se sienten o les va a ir bien, tampoco los van a cuidar si se termina la relación laboral, jamás olviden un empleo es un negocio no una limosna por la cual rogar y dependiendo de sus habilidades para negociar van a conseguir mejores condiciones laborales.

Muchas gracias a Carolina Ávila del área de RRHH de Grupo MOST por ayudarme con algunos datos para esta publicación.