La otra cara de Buenos Aires

Siempre hablo de trabajo, estudio y vida en Argentina, especialmente en Buenos Aires. Hoy quiero mostrar «el lado humano y quizá un poco oscuro» de Buenos Aires, lo que no se promociona turísticamente, lo que pocos ven y lo que cada día crece más.

Todas las imágenes las tomé frente a la Villa 31, considerada un de las villas más peligrosas de todas las que hay en Buenos Aires, no pude arcercarme más por el peligro que representa.

villa31 333Buenos Aires, ciudad de la cultura, el arte, turismo, punto multicultural de la Argentina, un lugar mágico donde se prueban deliciosas carnes, se disfrutan shows de tango, de los teatros, del fútbol y las hermosas chicas que van por ahi.

Ése Buenos Aires que le venden al extranjero, de barrios turísticos y edificaciones con estilos antiguos que hacen ver y transmiten el sentimiento de estar pisando diferentes lugares de Europa, la prestigiosa universidad de la UBA, el Obelisco y la Av. 9 de Julio.

Todo muy lindo para el que viene y se va, pero para aquellos que vivimos aquí, con el pasar de los días, los meses y los años, empezamos a ver el verdadero Buenos Aires, con sus diferentes matices tanto lo bueno, lo malo y sus grises.

Vivir en Buenos Aires tiene sus dificultades, lo costoso, la difícil movilización por la ciudad y lo complicado para conseguir vivienda son algunas de esas cosas que le amargan la vida a más de uno.

Las Villas Miseria

villa31 0338También hay algo que muy poca gente en el exterior conoce sobre una problemática que preocupa mucho a los porteños, las llamadas «Villas Miseria», si tuviera que explicar que son, podríamos definirlas como «Barrios marginados, por fuera de la ley y la sociedad que sobreviven como una planta que crece en el asfalto».

Por desgracia para muchos de nosotros, la mayor parte de las villas están formadas por extranjeros (Principalmente Peruanos, Bolivianos, Uruguayos) y algunos Argentinos S hay un tinte de Xenofobia en Buenos Aires puede que se deba, en parte, a éstas villas.

Las Villas crecen más rápidamente que la economía del país, se levantan edificaciones vertiginosa y equilibradamente como un castillo de naipes diseñado por el azar y se toman terrenos ilegalmente a diestra y siniestra.

Una Villa representa muchos problemas, principalmente la seguridad de las personas que viven dentro de la villa y aquellos que vivimos fuera de la villa.

La problemática

villa31 0348Las personas dentro de la villa sufren de varios males, entre ellos: atropellos, problemas de orden social, inseguridad, pobreza, peligros en cada edificación e instalación «pirata / ilegal» de energía, gas, agua, problemas de salubridad, y el peor de todos «el olvido y desprecio de una sociedad«.

Argentina siempre tuvo la política de «brazos abiertos» para los inmigrantes, y eso es bien sabido por personas de todas las clases sociales. Sin embargo éstos casos puntuales generan un problema para la ciudad y sus habitantes.

Además que la mayor parte de los extranjeros en Argentina se concentra en Buenos Aires (al igual que los Argentinos mismos) y tener que lidiar con estructuras al margen de la ley, que traen problemas de inseguridad y además le dan mal aspecto a la ciudad son cosas que para cualquier sociedad resultarían incómodas y hasta despreciables.

Otro gran problema, algo que no se tolera fácilmente es cuando ciertos personajes de la villa salen a cortar las avenidas o calles demandando más derechos y beneficios para ellos.

villa31 0331Creo desde mi perspectiva personal que es un poco irritante, ser un ciudadano que paga sus impuestos y parte de los mismos terminen algunas veces en manos de gente que no lo merece y que únicamente se dedica a complicar la vida de quienes sí trabajan, haciendo cortes, robando, horas incesantes de tráfico y momentos de impotencia, parte de nuestras vidas y tranquilidad perdidas por las cuales no protestaremos al igual que ellos.

Pero la pobreza de ésta gente no solo es una situación social, es un negocio, a nivel político los pobres representan «votos comprables» al igual que en otros países de América Latina, beneficios para los pobres pueden conseguir cientos e incluso miles de votos para una campaña local o nacional.

La situación en las villas no mejora, empeora, y solo podemos preocuparnos por la gente honesta que allí vive, verlos desde el otro lado de la carretera sin poder distinguir al bueno del malo, teniendo que marginar a la fuerza únicamente por preservar nuestra integridad física y económica.

Me encantaría relacionarme con las buenas personas del lugar, pero como sabemos es muy improbable que pueda entrar y salir de la misma forma que entré, mucho menos sin un contacto adentro que me cuide.

Recortes que cuentan una historia

Tomé varias fotos y me tomé el tiempo de admirar todo el escenario, realicé unos recortes de escenas particulares que nos cuentan un poco de la vida en la Villa 31.

villa31 recorte 01

Una familia almorzando en su balcón sin terminar.

villa31 recorte 02

Dos niñas conversando en una casa rústica.

villa31 recorte 03

Una iglesia o templo cristiano, tiendas de artículos para el hogar, reparación y venta de celulares.

villa31 recorte 04

Un equipo de fútbol de barrio, el portero está acomodando las bolsas de basura que están en la calle.

villa31 recorte 05

Un hombre realizando un asadito dominguero en su terraza improvisada.

Y a través de los recortes vemos que todos somos seres humanos iguales y con las mismas necesidades, así estamos, marginando a personas como nosotros que tan solo se diferencian por la cantidad de dinero en sus bolsillos.

Quizás algún día tengamos la fortuna de que toda ésta desigualdad termine con un final feliz.

Ver todas las fotografías